Noticias

ACTUALIDAD

¡AHORA QUE NOS ESCUCHAN. AHORA QUE SÍ NOS VEN!

04/06/2018

Abajo el Patriarcado, se va a caer, se va a caer. Arriba el Feminismo que va a vencer, que va a vencer.

Por Mara Fernández Brozzi

Potente canto que sonó altivo, recorriendo toda la marea de mujeres que supimos inundar las calles del mundo.

A modo de rito guerrero, de grito de guerra, de abrazo con lanzas y espadas vistiendo las espaldas. A modo de golpe ensordecedor que se escucha, y que llega, para quedarse. Para que siga retumbando en todos los oídos que siguen sin querer escucharnos del todo. A modo de jauría de lobas defendiendo su territorio.

El territorio que es cuerpo, decisión y patria. Territorio que se autodefiende,  sin machitos protectores que empuñen nuestras armas. Somos nosotras, empoderadas, sembrando en nuestra tierra la victoria que nos deben, por habérnosla avasallado. Somos nosotras, juntas, germinando lo posible, enfrentando lo establecido, resquebrajando la estructura que los cubre y los protege, a ustedes, a todos ustedes, hombres y mujeres comidos por la moral del patrón que siendo macho (así lleve puesta una vagina momentánea) ha pisoteado nuestros derechos pretendiendo así su entierro.

Un territorio que ha despertado del sueño inerte del silencio. Siempre fuimos voces elevadas alto, pero hoy somos más voces que las de antes. ¡Ahora que nos escuchan!, no es porque antes no hayamos hablado, venimos expulsando gritos desde hace siglos, venimos extirpando desde nuestras gargantas la sangre que llevamos en la sangre, de las muertas que nos han matado y de las muertas que aún seguimos vivas. Venimos de las hogueras, destilando lucha en cada llama. Venimos de las pedradas, mostrando las marcas hechas bandera.  Venimos de las fábricas, donde prendidas fuego, hemos salido de todos los humos develando las masacres padecidas. Venimos de las capuchas, de las capuchitas, de los sótanos de la historia, de las cloacas de los barrios, de los prólogos en blanco, de los márgenes de los mapas. Venimos de los latigazos en la espalda, de las violaciones en los basurales, de las bolsas de residuo. Venimos de la historia primera, y de la última, de la del medio. Venimos de la historia, y siempre la escribimos, pero en borradores que guardamos con recelo, en las estanterías imaginarias de nuestra mente, en los morrales que nos compartimos en las marchas, en el rímel que se corre con el llanto de la otra.

Venimos de los tiempos, de todos ellos. Y así los atravesamos, atravesándonos. Venimos de los campos y las calles, de las manos curtidas y la piel hecha cuero, de las aulas y las oficinas, de la vereda, del mate, del guiso abundante (cuando había), de los brazos entrecruzados en las columnas dignas, de los pañuelos blancos y los pasos lentos. Venimos de la picana y los grilletes. De los dedos en V y el puño izquierdo levantados. Venimos de la lucha. Pariéndola. Pariéndonos. Venimos de los vientres llenos y vacíos repletos. Venimos de las tetas que amamantan y de las trompas que se ligan. Venimos de parir, para afuera cuando nace, y para adentro cuando decidimos que no sea. Venimos de la fuerza, por más que no la vean.

Ahora que nos escuchan! Ahora que sí nos ven! Venimos para quedarnos, sépanlo bien.

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.