Noticias

GÉNERO

AMANCAY. UNA FLOR A LOS PIES DE LA PACHA

19/06/2018

En el Encuentro Nacional de Mujeres de Mar del Plata nos faltó Diana. Siempre nos cruzamos con algunas personalidades que destacan por su compromiso público. Diana no estuvo. Una vida tan ocupada como la suya le habrá dado una buena razón para no asistir.

Por Lourdes Torres

La seguíamos en Facebook, veíamos sus coloridas fotografías y a ella siempre sonriente, segura y victoriosa en cada batalla. Empezamos a conocerla: resulta que era tucumana, descendiente de diaguitas y vivió en Gregorio de Laferrere desde muy chica, integrando una numerosa familia.  Conocía el conurbano en la profundidad de sus bellezas y miserias. Claro, por haber elegido ser Diana tenía muy en claro el manejo policial y judicial sobre los cuerpos de las travestis y la permanente vulneración de sus derechos. Desde que estuvo presa sólo por ser ella, decidió empezar a participar políticamente, comenzando por su candidatura a Defensora del Pueblo de La Matanza hasta la creación del M.A.L. (Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación) y avanzó incansablemente para impulsar la conquista de ciudadanía plena para la comunidad LGTBI. Llegó a lo grande: las leyes de Identidad de Género y Cupo Laboral Trans (junto a Lohana Berkins) la consagraron para siempre en su lucha.

Pasó el Encuentro. De regreso, nos enteramos de que Diana nos había dejado, contra su voluntad, en la madrugada del 11 de Octubre de 2015. Gabriel David Marino, junto a un cómplice que no pudo ser identificado, la asesinó con enorme saña en su propia habitación.

El primer reclamo fue un siluetazo en Plaza Flores. Con enorme tristeza nos reunimos una tarde de sábado para recordarla y visibilizar el crimen cometido contra su vida. Ya se empezaba a oír travesticidio en las bocas de lxs asistentes. Rodeamos la plaza, llenamos las rejas, las columnas, los bancos y las baldosas con el recuerdo de su figura enorme. Le contamos a quienes preguntaban quién había sido ella de su amorosa entrega y del insondable odio que implicaba su muerte. Luego cortamos lentamente Avenida Rivadavia, caminando desde la Plaza hasta la puerta del edificio en donde vivía, sin más escudo que el dolor que portábamos; y nos vieron, nos tuvieron que ver, tuvieron que dejar de negarnos.

Hoy, el sistema judicial tuvo que dejar de negar a las travestis. Diana tenía el primer DNI otorgado bajo la Ley de Identidad de Género sancionada en 2012, entregado en mano por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Su asesinato debía ser juzgado con el mismo reconocimiento y respeto por la identidad que eligió. En un fallo histórico, en unos días también históricos para la lucha feminista, Marino fue condenado a prisión perpetua por el Tribunal Oral Criminal nº 4, que tomó una decisión inédita al contemplar la figura penal del travesticidio por primera vez.

La leyenda vuriloche se refiere a Amancay como la joven que dejó su corazón en las garras de un ave de rapiña para salvar a su pueblo. Quienes conocieron de cerca a Diana sabrán, tal vez, por qué eligió esa voz quechua como su primer nombre. De lo que estamos segurxs es que queremos dejar de protagonizar leyendas donde morimos salvando a nadie, para ganar cada lucha en las calles y en las camas y disfrutar con vida y plenitud de esos triunfos.

Compañera Amancay Diana Sacayan, PRESENTE


 

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.