Noticias

ACTUALIDAD

CON LEVITA Y GUARDAPOLVO

06/03/2019

Y una vez más terminó el carnaval. Ese que nos sacaron los milicos y nos devolvió Cristina. 

Un año entero esperando febrero. Un año entero esperando el Carnaval, la fiesta, la matanza, esperando explotar en cada corso y llenando de alegría y verdades cada esquina de la ciudad. Todo un año esperando ese mes tan mágico y lleno de brillo que nos permite hacer oír nuestros reclamos, que resurgen en los bailes y en los trajes en forma de patadas y de apliques multicolores. Terminó el carnaval que pone en alto las voces de las murgueras y los murgueros, que nos cantan, que nos cuentan, que nos dicen la verdad y critican la realidad. Terminó una noche más de la fiesta popular, la fiesta de lxs pobres, de lxs negrxs, de lxs chicxs, de lxs viejxs, la fiesta del pueblo.

Por Belén Scarso

Las murgas nos preparamos fuerte, cosiendo nuestros trajes, pesando nuestras letras, militando nuestros grupos y creando redes de apoyo y contención. Porque la murga es eso, un espacio en el que se forman redes. Crecen amistades, se forman familias enteras, se intercambian ideas y crecen otras nuevas. Cuando formas parte de una murga tenes un refugio asegurado, un espacio. 

En esta oportunidad salimos a criticar al “cambio” y todas sus políticas antiderechos. Salimos a gritar bien fuerte que no vamos a dejar que nos silencien de nuevo, que tenemos memoria, que tenemos hambre, que queremos estudiar en la universidad pública y gratuita (porque Vidal no tiene razón, todos y todas podemos llegar); que juntas, unidas y organizadas vamos a dar batalla a este patriarcado, lo vamos a tirar, no se va a caer solo, lo vamos a tirar juntas. 

Salimos a gritar bien fuerte cada noche de carnaval que luchamos, resistimos y soñamos. Salimos a defender nuestros derechos, aquellos que el estado debe garantizar. 

Las murgas dicen ¡BASTA! cada febrero, pero la pelean en las calles todo el año. Porque al fin y al cabo las murgas están conformadas por gente común. Por comerciantes que laburan muchas horas; desempleadxs que militan la calle; maestrxs que laburan con lxs pibes y pibas sosteniendo y bancando cada una de las problemáticas que traen a las escuelas. 

Terminó febrero, terminó carnaval, los trajes se guardan hasta una próxima actuación. Pero los murgueros y murgueras estamos en todos lados, laburando, estudiando, militando, acompañando. No tenemos nuestras caras pintadas y brillos en los trajes, pero tenemos guardapolvos, tenemos banderas, tenemos familias, tenemos ideas, tenemos fuerza y estamos unidxs. Tenemos 30.000 razones para seguir luchando, tenemos a Sandra y a Rubén, tenemos a Carlos Fuentealba, tenemos a los cientos de pibes y pibas que se mueren de hambre en la Argentina de Macri. Tenemos que salir a la calle por las pibas, para que nunca más nadie las obligue a nada, porque ellas son niñas, no madres.  Nunca nos van a ver de rodillas, estaremos de pie siempre peleándola por todxs y para todxs. Estaremos en las calles cada vez que sea necesario. 

Hoy terminó el carnaval, pero la lucha sigue porque queremos volver a ser felices, queremos volver a reír, queremos volver a tener un estado con ovarios que nos defienda, queremos volver. 

#ElArteCallejeroNoEsDelito

Belén, murguera, maestra de la escuela pública y mujer.

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.