Noticias

INTERNACIONALES

CRÓNICAS DE CUBA. LA HABANA, 2018

23/06/2018

La Negra del Sur tuvo el privilegio de viajar y conocer Cuba. Desfiló con las trabajadoras y trabajadores en el multitudinario desfile del 1 de mayo y siguió de cerca las elecciones generales del pasado 19 de abril que renovaron cargos legislativos y la presidencia del Consejo de Estado. La Asamblea Nacional del Poder Popular eligió al Ing. y Prof. Miguel Díaz Canel como sucesor de Raúl Castro (2008-2018) en el cargo de Presidente de la República. El nuevo titular del Consejo de Estado y Consejo de Ministros tiene 58 años, ha sido Ministro de Educación Superior, Primer Secretario del PCC en la provincia de Villa Clara y Holguín y, Vicepresidente del Consejo de Ministros los últimos años. La experiencia y juventud parecen ser los puntos fuertes de este personaje, en quien cubanas y cubanos depositaron las expectativas de conducción de un país que sostiene las conquistas desarrolladas bajo el liderazgo de Fidel Castro y profundiza el camino de reformas iniciadas por su hermano Raúl.

 Por Lucía Presta

Mucho se ha dicho y se dice de Cuba:

Una de las premisas que lidera el sentido común sobre la isla reproduce la idea de un país empobrecido y de un pueblo con hambre que, además, no goza de derechos ni libertades. Se puede interpretar que buena parte de la población maneja información poco certera, sino errada, respecto del sistema político, social y económico de Cuba. Por tal motivo no está de más aclarar que la base de su configuración política y social es el socialismo, que funciona hace más de 50 años y atravesó graves y profundas crisis: la invasión yanky en Bahía de los Cochinos en 1961, el “período especial” iniciado a partir de 1991 tras la caída del bloque socialista y la URSS y, desde 1960 hasta la actualidad, el infame bloqueo económico, comercial y financiero que los Estados Unidos impone a la actividad comercial y la inversión extranjera. 

 

RESPECTO A “LA POBREZA” Y LA GARANTIA DE DERECHOS.

Entre disidencias y disconformidades existe un acuerdo social tácito que parece girar en torno a conquistas sociales, principalmente en lo referido a la seguridad -social- que arroja tasas de delincuencia prácticamente inexistentes: es decir que los robos y la violencia en la esfera pública son hechos completamente aislados en todo el territorio de la isla. Resulta extraño recoger testimonios de ciudadanos o ciudadanas que sientan inconformidad con los estándares de seguridad social Cubana: accesibilidad efectiva a derechos fundamentales como educación y salud de carácter público, gratuito y reconocidos mundialmente por su calidad.

Un país que en 1960 conformó la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) como organización de masas en busca de la igualdad y la emancipación de la mujer, que legalizó el aborto cinco años más tarde y que en la actualidad ostenta la paridad salarial entre varones y mujeres, reclamo histórico de diversos movimientos feministas en todo el mundo. Más adelante se incluyó en la agenda pública no solo la violencia de género si no los estudios sobre género y sexualidad, institucionalizados en 1989 a partir de la creación del Centro Nacional de Educación Sexual, promoviendo y protegiendo los derechos de la comunidad LGTBI, el conocimiento de la sexualidad humana y la perspectiva de identidad de género.

En Cuba, son el EL CARÁCTER Y LA FILOSOFÍA DE LA REVOLUCIÓN, podría decirse también la ideología, los que generaron el desarrollo de esta política de Estado que se propone, fundamental y fundacionalmente, garantizar el ejercicio efectivo de derechos básicos para todas las personas. Quienes nacieron y vivieron o viven insertos en el sistema económico y social Cubano, posiblemente vivencien una relación con el Estado sustancialmente distinta a la que conocemos quienes habitamos países organizados económicamente de modo “capitalista”. Es posible cuestionar si es desarrollo, si es democrático y, si es solidario garantizar la libertad de mercado (libertad de empresa) si al mismo tiempo no se puede garantizar al total de la población el ejercicio pleno de sus derechos básicos: comida, salud, educación, vivienda y trabajo. Cabe recordar que son muchos los Estados de América y el mundo que a pesar de firmar y/o ratificar tratados o convenciones en el sistema internacional de derechos humanos, no consiguen garantizar su cumplimiento (o no existe efectivamente la voluntad política de hacerlo) en sus territorios y para el total de su población.

Los indicadores sociales dan cuenta por si solos de alguno de los efectos de esta política pública. Tasa de desempleo del 4%, un 99.8% de alfabetismo, alcance del nivel de educación primario universal, un alto Índice de Desarrollo Humano (IDH) medido por Naciones Unidas (PNUD) (0.774), y respecto a la desnutrición infantil, una medición record del 0% en 2009 según un UNICEF y un aumento que trepa al 4% en 2016, según el Estado Cubano, entre otros `datos´.   

 

La economía de un país que le dijo NO al capitalismo.

Además del continúo bloqueo del gigante yanki, Cuba cuenta con un desdoblamiento de la moneda que deriva en el peso cubano, a 24 x 1USD, y el peso convertible -CUC-, 0.87 x 1USD, que utilizan los miles de turistas que allí vacacionan.

Con ventajas naturales para la cosecha de caña, café, tabaco, frutas y legumbres, junto al petróleo, al níquel, los medicamentos y el pescado, se constituye la matriz de productos exportables de la isla. La industria produce hidrocarburos, medicamentos, tabaco y maquinaria para agricultura, sin embargo, la diferencia entre las divisas que ingresan por exportaciones y las que se van por las importaciones resulta deficitaria, al igual que ocurre en otros países con esquemas productivos `desequilibrados´ (1). Por este motivo una de las medidas llevadas adelante procuró una baja de los precios de bienes de consumo alimenticio, que mejoró en cierta medida el poder adquisitivo del salario promedio en la isla. También creció la participación de ciudadanxs en emprendimientos privados (trabajadores por cuenta propia) tras la ampliación de los rubros de producción, lo que inauguró la mediana, pequeña y micro empresa y, se desarrolló la política de incentivo a la modalidad de trabajo asociado en cooperativas, diversificando las formas de empleo existentes en una sociedad donde es el Estado el que emplea alrededor del 70% de la mano de obra.  

Desde una perspectiva muy general se puede pensar que los desafíos económicos del nuevo gobierno residirán en la capacidad de conseguir inversiones y negociaciones foráneas a pesar del embargo económico estadounidense, resolver los conflictos por el desdoblamiento de la moneda y mejorar el poder adquisitivo de los salarios. El camino que se inició con la ampliación de emprendimiento privados logró dinamizar la microeconomía y todo parece indicar que Miguel Díaz Canel continuará en ese sentido. Es posible que también se sume la cuestión del acceso desigual de la población al peso fuerte (CUC), ya que esto inaugura una brecha en los ingresos percibidos por las y los cubanos. Una posible acumulación desigual de la ganancia es habitual a instancias de países con modelos mercantilistas, pero en el socialismo cubano significa una contradicción con los principios de la revolución y urge resolverla tal como se expresó en la Reforma presentada en 2017. El conflicto derivado de la “producción privada” deberá ser resuelto a favor de la equidad, recordando el espíritu socialista, como dijo Raúl Castro (2017) “de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo”.

 

El juego de la democracia burguesa

Muchas de las posturas que señalan al socialismo cubano como un sistema antidemocrático parten de una idea de “democracia” que es presentada como la única posible y efectiva (“democracia burguesa”) ignorando que existieron, y existen, otras experiencias de organización democrática según diversos sistemas de valores y formas de organización social. Desde 1992 existe en Cuba la Ley Electoral que regula las elecciones generales celebradas cada 5 años y las parciales (cada 2 años), establece el voto directo, secreto y la posibilidad de celebrar referéndums. De este modo se eligen concejales y diputados que conformaran la Asamblea Nacional, Provincial, y las Asambleas Municipales. El sistema de sufragio es piramidal, por lo tanto la ciudadanía elige a sus representantes locales y éstos, a su vez, designan a los concejales y diputados que conformaran las Asambleas Provincial y Nacional respectivamente. Son los integrantes de la Asamblea Nacional quienes finalmente eligen a las personas que ocuparon los principales cargos del poder ejecutivo, entre los que se incluye la Presidencia de la República (2).  

El único partido que el sistema político y la Constitución Cubana reconocen es el Partido Comunista Cubano PCC y son conocidas las críticas que tal sistema recibe acusando el unipartidismo como experiencia antidemocrática. Uno de los argumentos legislados expone que la ciudadanía nomina candidatos y, a diferencia de los sistemas multipartidarios donde los partidos determinan las candidaturas, resulta mayor la participación de la población en tanto postula (pudiendo presentarse para competir) sin la mediación de una organización política o la necesidad de formar parte del PCC. La lógica consiste en una actividad sufragista basada en el conocimiento directo de quien se está eligiendo (vecino o compañera/o de asamblea), el conocimiento de las problemáticas que se detectan en el territorio y las propuestas que los candidatos tienen para resolverlas. 

 

En cuanto a la representatividad de los órganos de poder, la configuración de la asamblea Nacional del Poder Popular es posiblemente uno de los parlamentos más inclusivos de América Latina. Con un 53.2% de mujeres, un 40.6% de población afrodescendiente y mestiza y una pluralidad en su composición que contiene diversos sectores de la sociedad y promueve la representación de los ámbitos de la cultura, el deporte, las ciencias (investigación,  salud, educación), la producción de servicios y el sector campesino. La llamada “transición del liderazgo político” se observa en el corte etario con una composición promedio de entre 52 y 58 años de edad, muestra de que en los organismos políticos, la transición de mando de la "generación histórica" (quienes participaron en la Revolución) se viene conformando desde hace tiempo y muestra una creciente participación de la juventud en las decisiones de los órganos de Estado.

Los lineamientos trazados por la Reforma del Estado lanzada el año pasado hacen foco en la necesidad de seguir adaptando la administración y el sistema legal del Estado a  las nuevas realidades, en un futuro mediato esto podría traducirse en la inclusión de representantes de los sectores emergentes de la economía (como el sector cuentapropista) y reformas legislativas que actualicen el marco legal y regularicen las modificaciones introducidas sobretodo en el plano económico. La adaptabilidad al nuevo contexto mundial y regional del proceso revolucionario Cubano será la clave para el sostenimiento de la revolución y sus conquistas, todo parece indicar que los esfuerzos estarán enfocados en seguir profundizando la participación ciudadana y la de los sectores jóvenes. Fue el propio Raúl Castro quien en uno de sus últimos discursos como Presidente, no solo planteó la necesidad de superar los dogmatismos y las burocracias ineficientes, sino que propuso entender las disidencias como parte orgánica de un nuevo consenso, apuntando a la necesidad de un "perfeccionamiento y profundización de la democracia socialista" (3)

 

Entonces, DEMOCRACIA LIBERAL VS DEMOCRACIA SOCIALISTA.

Ignorando en este artículo las conquistas trascendentales instaladas por la Revolución en cuanto asumió el poder del Estado en 1959: democratización de la tierra (léase reforma agraria), democratización del acceso a la vivienda (léase reforma urbana) o democratización del acceso a la educación (léase Campaña Nacional de Alfabetización entre otras) la intención de pensar Cuba, desde un contexto político y social ajeno, nos invitó a recorrer brevemente algunos aspectos fundamentales de su estructura económica, la dinámica sociedad – Estado y los conceptos fundantes de la Revolución. Estadísticas de Naciones Unidas, UNICEF o CEPAL dan muestra de que la población de ese país goza del ejercicio de derechos según estándares internacionales y niveles de seguridad social que ofrecen algunos de los países más ricos y desarrollados del mundo. La configuración de los modos de participación de la sociedad civil en el destino del Estado son sensibles a mejoras pero no por eso dejan a la ciudadanía en una especie de patronato Estatal como muchas veces “se piensa”. Muchas de las limitaciones que caen sobre la población están relacionadas con la -baja- productividad/rentabilidad del país y no con restricciones impuestas directamente por el gobierno. La discusión no está saldada, será cuestión de evaluar los diferentes sistemas y sus propuestas, pues para elegir o pensar las formas de organización política y social es menester conocer las alternativas posibles y saber de los efectos conocidos tras su implementación.   

 

            No puede ignorarse que ninguna revolución social y política puede darse a espaldas del pueblo, muy por el contrario –y es la experiencia cubana prueba de ello- es la participación   y la organización de las “mayorías" lo que protagoniza y sostienen las experiencias alternativas al modelo liberal (o su fase superior neo-liberal) que conduce el destino de la mayoría de los países de la región y el mundo.

          Si se trata de continuar y mejorar la propuesta socialista cubana, la tarea no tendría sentido sin la amplia participación del pueblo, del mismo que surgió uno de los líderes políticos y estadistas más importantes del S.XX. Hombre que definió el proceso como “la revolución por y para los humildes". Frente a esta historia de hombres y mujeres que hicieron de su vida una lucha por la patria justa, independiente y solidaria, es difícil no sentir un cosquilleo en el estómago y la sensación de medir apenas unos centímetros. Una Cuba que se enalteció con la proeza de personalidades como Fidel, “Che” Guevara, Camilo Cienfuegos, Celia Sanchez y tantos otros y otras que sembraron el sentido de su saña libertaria. Desde el Sur de la Patria Grande estaremos expectantes del futuro de la isla que supo iluminar alguna de las luchas populares más significativas de nuestra América, las esperanzas no son pocas, basta con recorrer las calles de cualquier ciudad de la isla y leer sus carteles, pintadas y posters para sospechar que la esperanza se traduce en actos y la síntesis de ellos tiene tres palabras: "Todos somos Fidel".

 

 

  1. Las importaciones equivalen a 13.6 millones de dólares -2016- (para petróleo, alimentos, maquinaria y químicos) y establece una relación deficitaria ya que por exportaciones ingresan solo unos 6.2 millones de dólares -2016-, en ese sentido desde 2008 se lanzó una política de sustitución de importaciones principalmente para productos agrícolas y de la industria ligera. Ese déficit comercial que se genera, al igual que en Argentina u otros países con problemas estructurales, tensiona la estabilidad del tipo de cambio, aumenta los costos de producción y consume las divisas que ingresan por otros canales (turismo, servicios de profesionales laborando en el exterior..).
  2. La designación de sus integrantes se realiza a través de elecciones generales, las últimas comenzaron en Octubre de 2017 y finalizaron el 19 de abril de 2018. En la primera instancia se eligen concejales barriales, quienes a su vez representarán a las circunscripciones de las que fueron electos en las Asambleas Municipales -AMPP-. En 2018 surgieron 12.215 cargos. Serán estos concejales quienes elijan a los delegados de la Asamblea Provincial y a los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular (605), órgano legislativo supremo. - http://www.parlamentocubano.cu/index.php/documento/ley-electoral/
  3. Discurso de Apertura del VII Congreso del Partido Comunista Cubano, 2017 - http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/04/17/informe-central-al-vii-congreso-del-partido-comunista-cuba/#.WyVuEK1DmRs

 

*Otras referencias

  • “Cuba probable. La transición socialista y el nuevo gobierno” - por Rafael Hernández

https://www.nodal.am/2018/05/cuba-probable-la-transicion-socialista-y-el-nuevo-gobierno-por-rafael-hernandez/

  • “Hay Fidel para rato (I)”  - por Ángel Guerra Cabrera

http://www.cubadebate.cu/opinion/2018/04/19/cuba-hay-fidel-para-ratoi/#.WyVtk61DmRs

- “Compañeros Ricos” - por Tania Chappi Docurro

https://www.nodal.am/2018/05/companeros-ricos-los-grupos-de-altos-ingresos-en-cuba-por-tania-chappi-docurro/

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.