Noticias

ACTUALIDAD

EL PUEBLO EN LA CALLE

18/11/2016

Una nueva movilización multitudinaria, llevada a cabo frente al Congreso de La Nación, convocada por la CTEP, las dos CTA, la CGT, la CCC, la CFT, Barrios de Pie, el Movimiento Evita y otras organizaciones políticas, dieron muestras de la unidad en la calle, en reclamo de la exigencia de la Ley de Emergencia Social.

Por Mara Fernández Brozzi

Puede que muchos no los vean, pero iban llegando, desde el conurbano más profundo, desde los costados de la capital que tiñe sus paisajes, desde los edificios de la administración pública, desde las fábricas que hoy terminaron más temprano, desde los carros repletos de cartones, desde los cochecitos repletos de niños, desde las panzas, esas panzas que iban llegando a paso firme, cargadas de un futuro que se achica y se pudre, se esconde, se escabulle, se niega y amenaza. Desde cada uno de esos lugares iban llegando. Puede que muchos no los vean, pero iban llegando.

No era “la gente” la que iba llegando, era el Pueblo, esa porción de pueblo que una vez más se cayó del mapa, que una vez más debe recurrir a las ollas populares de los barrios para poder llevarse algo a la boca, que una vez más la changa miserable se le escapó de las manos, que una vez más se hunde, pero más rápido, más cruel, más salvajemente. Lo precipitoso de las políticas de un gobierno que apenas asumido redistribuyó para arriba, para los sectores más favorecidos de la población, una elite gobernante que mata en cuenta gotas, sostenidamente.

Puede que muchos no lo vean, pero era el movimiento obrero unido en la calle, la trinchera donde se deben dar todas las batallas, desde allí con el grito fuerte hacia ese recinto donde se discuten las leyes que pueden beneficiarnos o sepultarnos, que pueden incluirnos o aniquilarnos, en apenas unos meses. Puede que muchos quieran deslegitimar las luchas que no toman como propias, puede que quieran romper las filas y descontar los números, pero allí estaban, de cara al pueblo más sufrido, pidiendo respuestas y acelerando las preguntas, ser “la punta de lanza de los más humildes”, advertir que “el tiempo se agota”, sostener que “la pesada herencia es una excusa que Macri debe abandonar ya”, vislumbrar que “en diciembre el pueblo ganará las calles”. Puede que vean a esa columna vertebral demasiado endeble, pero estaba firme buscando una unidad que hasta ahora sólo se concreta en los discursos más bonitos, pero en la calle se resquebrajan por todas las veredas.

Puede que a muchos les produzca temor esta sentencia, puede que la lean como una amenaza injustificada, pero es la realidad la que marca el ritmo, el enunciado y la enunciación de lo que pasa. Puede que se hagan cruces ante la posibilidad certera de muchos estómagos que pasarán la navidad en la calle, porque en la mesa no podrán poner ni el pan de ayer.

Puede que lo lean de corrido y sin detenerse, y así sacar erróneas conclusiones que lleven a minimizar el hecho en sí mismo, no verlo porque no quisieron mirarlo; el pueblo en la calle, ése que ya no está en el mapa, ése que no puede esperar porque sus tiempos no son los mismos de los que, con la panza llena y la cabeza limpia, juegan al ajedrez y minuciosos analizan táctica y estratégicamente una coyuntura que hambrea a pasos agigantados. Sus tiempos no son los mismos, sus tiempos ya descuentan.

Una salida de emergencia, para salvarlos, para que no queden atrapados en medio de un incendio que sólo dejará, si no logramos abrir esa puerta, los huesos chamuscados de unos cuerpos que no tuvieron quien los tome y los resguarde. En medio de un caos, en medio de las llamas, la puerta de emergencia es quien te puede salvar la vida, es la línea finita entre la vida y la muerte. Quien no está inmerso en ese fuego, puede optar por otras puertas.

Una ley de emergencia que nos saque de la asfixia y respirando, para volver a tomar fuerzas para la lucha que se viene.

 

 

 

 

 

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.