Noticias

DEPORTE
PH Departamento de Prensa del C.A.B.J. (Club Atlético Boca Juniors)

LA PROFUNDIDAD DE LA GUITA

17/10/2016

Se acaba de hacer, Negra querida, un Congreso de Fútbol en nuestro país. Muchas cosas interesantes para rescatar, en una lucha de mediocampistas donde la mitad dice el fútbol tiene que ser una sociedad anónima y la otra mitad trata de poner la pelota al piso y darle un pase a los compañeros, antes de levantar la mano o aprobar por falta de argumentos.

Por Horacio del Prado​

La voz cantante de la propuesta mercantil la llevó Rodolfo Ferrari, vicepresidente de Boca Juniors, apoyado entre otros por Andrés Fassi, cordobés presidente de Talleres y vicepresidente del Pachuca de México.

Y me parece interesante, vos fíjate, Negra, esta parte del discurso del dirigente Ferrari:

-Acá hay un debate más profundo –dijo- Esto es una industria en la que hay mucho dinero en juego...

Por eso te diría más, querida Negra, me parece lo más extraordinario que dejó el Congreso. Porque eso de usar la palabra “profundo” para introducir lo más obvio y superficial, que es la guita... ¡Mamma mía! ¡Batió un récord! ¡Qué nivel dirigencial golpea a nuestra puerta! Porque aun suponiendo que  todo fuera cuestión de guita, como este discurso nacido increíblemente en La Boca lo pretende, ¿qué necesidad se tiene de hablar de profundidad? ¿De qué profundidad se habla, si el naufragio del fútbol argentino está en la superficie, a la vista, flotando en el agua podrida como las maderas y los salvavidas del Titanic? En esa especie de Riachuelo contaminado flotan en la superficie su deuda infame, su paupérrimo nivel de planteles, el éxodo irracional de sus talentos, el agotamiento de una Selección Nacional que deambula porque perdió su identidad… y el enriquecimiento de una multitud de mercaderes traficantes de jugadores y entertainment deportivo. ¿O no es así?

¿De qué profundidad hablamos, seriamente, maestro Ferrari? Profundo, diría uno, sería preguntarse para qué se juega al fútbol, cuál es el sentido del juego en la constitución de las personas, cuál en el desarrollo de la sociedad humana. Digo yo. Calificar de “profundo” que mejor vendemos todo y la razón la tiene el de más guita, parece medio facilongo, excesivamente obvio. Es decir, superficial, no profundo.

Para evitar el riesgo de la descontextualización, veamos otros argumentos del mismo dirigente:

-Cuando el dinero no alcanza, como en el caso de Banfield, para pagarle a los 400 empleados, a los maestros del colegio, al capitán del equipo o al técnico, es ahí donde nos preguntamos qué estamos haciendo con nuestro fútbol.

Sí, sí, no me mires así Negra. Vos pensás lo mismo que yo. La respuesta será rajemos a los 400 empleados, a los maestros del colegio y dejemos al capitán del equipo o al técnico si consigue resultados…

No, a mi no me convence. Es cierto que hasta los chinos y los cubanos ahora nos dicen que el mercado es una creación de  la cultura y es englobado por esta, lo que suena sensato, suena a que la única verdad es la realidad. Pero aún en ese caso, el conjunto cultural comprende y subordina al conjunto mercantil. ¿Y en todo caso, no son la guerra, la prostitución, el choreo, también productos culturales y sometidos a discusión?

El profesor Andrés Fassi dice: “De las 30 ligas más importantes del mundo, Argentina es la única que no acepta las sociedades anónimas”.

Treinta ligas “importantes” suena a mucho, pero así y todo, no estará demás relativizar esos misiles de sentido común, que impactan más por lo inesperado de la aseveración que por la lógica que los sustenta.

 

1)No olvidar que nuestro fútbol tiene una privatización generalmente encubierta, que es explicación de gran parte de su quebranto económico.

2)Que en nuestro país hay clubes que están funcionando muy bien y no son sociedades anónimas, como no lo son el Barcelona ni el Real Madrid.

3)Que en nuestro país hay clubes que están funcionando muy mal y sí, son gerenciamientos mercantiles, como por ejemplo Estudiantes de San Luis, donde la gestión a cargo de Carlos Ahumada Kurtz, curiosamente un dirigente de perfil parecido al de Andrés Fassi, también cordobés y representante de intereses mexicanos, terminó en una catástrofe que requirió la intervención del gobierno provincial.

 

Por supuesto, hay gerenciamientos que funcionan (como fue el de Armando Pérez en Belgrano de Córdoba) y clubes sin fines de lucro que están en crisis de todo tipo. Pero para analizar en frío, hay que poner todas las cartas sobre la mesa y dadas vuelta. Porque en la mesa de la pelea habrá intereses de todo tipo, pero la tribuna popular, querida Negra, será como siempre la única que votará lo que haya que votar, de acuerdo con la época y respondiendo solamente a su leal saber y entender. Ponele la firma.

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.