Noticias

SOCIEDAD Y DERECHOS HUMANOS

LA VERDADERA GRIETA

07/08/2016

Con motivo de los festejos por el Bicentenario de la Independencia de la colonia española, se hicieron presentes en la fiesta que organizó el gobierno nacional ex militares genocidas como Carrizo Salvadore, Emilio Nani, otros auto-denominados “ex combatientes” del Operativo Independencia y el ex carapintada Aldo Rico, entre otros. La fiesta convocó a unos pocos y se limitó a la provincia norteña que gobierna Manzur y, en Buenos Aires, a la Sociedad Rural Argentina (ahora feliz y complacida).

Por Lucía Presta

 

Difícil edulcorar la presencia de algunos personajes procesados o condenados por delitos de lesa humanidad que se manifestaron en pos de la Independencia y aprovecharon la situación para reivindicar al Estado Terrorista, con insignias como "Derechos Humanos para los Humanos Derechos". 

Desde mayo de este año tramita ante el Tribunal Oral Federal de Tucumán la causa que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco del Operativo Independencia, que comenzó sus acciones en febrero de 1975, después del decreto presidencial en el que Isabel Martínez ordenaba al Ejército "aniquilar a la subversión". Hay 20 imputados por 269 crímenes y se estima que fueron 1507 personas las que pasaron por el centro “La Escuelita de Famaillá”, a cargo de la V Brigada de Infantería.

Otro de los genocidas presente en los festejos, el ex jefe de la policía de Jujuy, Carrizo Salvadores, fue acusado y condenado a prisión perpetua en 2013 junto a Nakagama y Acosta por el fusilamiento de 14 guerrilleros en la Provincia de Catamarca, en lo que se conoce como la Masacre de Capilla de Rosario, ocurrida en 1974. Quizá la absolución que liberó a los represores el pasado 9 de junio (a excepción de Acosta), por decisión de la Cámara Federal de Casación Penal, explique su presencia en Tucumán. Para Catucci, Riggi y Figueroa, magistrados de esa Cámara, no se puede comprobar el accionar sistemático contra la población civil por parte de las FFAA por fuera del periodo antidemocrático de 1976-83. Sin embargo, Organismos de DDHH, que hace años llevan adelante la reconstrucción de los hechos sucedidos durante el terrorismo de estado, no dan por finalizado el debate, e interpusieron un recurso ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Entre el genocidio y el Estado de Derecho hay definitivamente una y otra Argentina, pero cuando la democracia, que debe asegurar un plato de comida en cada mesa, se encuentra con 4 millones de nuevos pobres en 6 meses, no parece tan descabellado que los represores desfilen por las calles y reivindiquen la dictadura cívico-militar-eclesiástica, que mató con las armas y con el hambre al pueblo argentino. A los represores los repela el Kirchnerismo y los convoca el PRO. Esa es la verdadera grieta.  

 

 

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.