Noticias

GÉNERO

MACHIRULOS DE CAMPEONATO (MUNDIAL)

28/06/2018

PARTE 1

"La diferenciación entre machos y putos (…) pone en escena el lenguaje de la subordinación. El macho es así porque puede, en un enfrentamiento, robar los atributos masculinos a sus rivales; el dominio se expresa en una retórica de lucha corporal. Esta retórica envía un mensaje más allá del universo masculino: si puede dominar a los hombres, también puede hacerlo con las mujeres". (Rita Segato, 2003)

Por Lourdes Torres
 

Putín
En Mayo, previo al inicio de la Copa Mundial de Fútbol, en un ya agotado recurso de tono apasionado-humorístico, el spot televisivo producido por la agencia Mercado McCann para TyC Sports utiliza el diálogo con la voz en off de un hincha hablándole directamente al presidente de Rusia, Vladimir Putin, principal responsable de legislaciones que continúan perpetuando el odio hacia las comunidades LGTBIQX en su país.
“Nos hemos enterado de que su país no admite las manifestaciones de amor entre hombres” lanza la primera frase dirigida al mandatario ruso. No nos dejemos engañar: el mensaje parece reírse del heterosexismo de la cultura futbolística pero, en realidad, enarbola paralelismos falaces entre las conductas atribuídas a la comunidad homosexual en el imaginario social, por un lado, y a los varones cis, por el otro, aludiendo a una amistad masculina cuyos actores, en la práctica, se aterrorizan ante el contacto con el cuerpo del otro varón cuando difiere de los límites establecidos por el patriarcado. “No hay nada más emocionante que ver a un hombre romperse TODO por otros hombres” se oye también, mientras vemos una imagen de archivo real de un jugador con el pantalón blanco manchado por la sangre proveniente de su ano durante un partido de primera división, otrora viralizada y objeto aún de burlas por parte de simpatizantes y rivales. “Un tipo agachado frente a otro para nosotros es normal, tanto como que se revuelquen por el pasto (...) o se tatúen una teta” Asistimos aquí a un verdadero milagro, el reconocimiento masculino de la portación de mamas, algo que parece asignado por el patriarcado exclusivamente a las mujeres, travestis y trans por vergonzoso, ya que constituye una parte del cuerpo a sexualizar y por lo tanto ocultar, como bien hemos podido comprobar en los últimos años por parte de varios efectivos policiales (mujeres incluso) que reprimieron a madres que amamantaban a sus hijes en público. ¿O acaso no es vergonzoso y digno de burla para un varón cis el hecho de tener tetas?
“Quizás para algunos hombres duros como usted sean difíciles de entender algunos gestos de amor” dice la voz del hincha, mientras un actor realiza una seña de penetración sexual con ambas manos, que ciertamente no implica amor ni consentimiento alguno en la realidad de las tribunas de varios países, empezando por Argentina.
Finaliza: “Señor Putín, si para usted el amor entre hombres es una enfermedad, nosotros estamos muy enfermos y ¿sabe qué? es contagioso” con el mal gusto de revolver la vieja herida de las pestes que ofician de mitológico castigo contra las libertades sexuales desde tiempos inmemoriales.
Tampoco esta publicidad ataca al propio Vladimir Putin en su homofobia, apenas lo suaviza presentándolo como un hombre duro a ablandar, pero jamás como un peligro para la vida de los disidentes sexuales del país que gobierna.



 

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.