Noticias

SOCIEDAD Y DERECHOS HUMANOS

NO PUDIERON, NO PODRÁN

01/04/2016

Somos un pueblo que volvió a estar sin piernas, pero que camina!Somos un pueblo que no olvida!

Por Mara Fernández Brozzi

Todos tenemos 40 años. Engrillados en los tobillos. Tabicados en los ojos. Machucados en la piel. En la renguera que nos persigue por los golpes que nos dieron. En la marcas de este cuerpo que la picana perforó. En los vientres que nos vaciaron de vida. En las capuchas que nos marcaba la oscuridad.

Todos llevamos 40 años. Donde pudimos destrozar esos grilletes, quitarnos los tabiques, regenerar la piel, realizar pasos firmes y fuertes más allá de lo desparejo, silenciar el sonido de esa máquina que quería nuestras voces y los nombres que no dimos, atiborrar las panzas de semillas, deshilachar la tela sobre nuestras cabezas y ver, ver y hacer, hacer y recordar, recordar y construir, construir y sepultar. Ese ayer que bajo tierra mantenemos en la superficie de esta Memoria, esta Verdad, y esta Justicia. Tres baluartes que no estamos dispuestos a entregar.

Todos somos estos 40 años. Y la historia nos atraviesa y nos recorre. Somos la primera libertad vigilada y el miedo. El exilio y la desolación. El cuerpo del compañero arrojado desde el aire y la búsqueda por todas las orillas. Los huesos a los que pudimos ponerle un nombre y los nombres de todos en cada hallazgo con viento de justicia. La primera ronda y el pañal sobre las canas incipientes. El primer juicio y las juntas en el banquillo, y la historia contada a la mitad. Los números que restaban vidas y muertes y el punto final a lo que no tenía principio. La obediencia excarcelable y el perdón que volvía a matarnos.

Somos ese sueño que vino a proponernos y esta lucha que nunca claudicamos. Los que no creímos que lo imposible llegaría, tardando un poco más, para ser sostén de aquel presente. Los que abrimos bien los ojos y vimos que no sólo se descolgaba un cuadro, sino el capítulo más siniestro de nuestra historia. Ese sur que llegó para ponerse al lado de esta causa y llevarla como bandera a la victoria. Victoria que no negociaremos con aquéllos que pretenden volver a ponernos los grilletes y los tabiques y las capuchas. No podrán salar nuestras heridas, no los dejaremos.  Nuestras cicatrices son recuerdo vivo y memoria altiva, son la razón y la causa que perseguimos, son los 30 mil compañeros que siguen vivos.

Aquí no se rinde nadie frente al macrismo! Somos un pueblo que volvió a estar sin piernas, pero que camina!Somos un pueblo que no olvida!

 

 

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.