Noticias

ACTUALIDAD

PAPEL PRENSA: 40 AÑOS DE IMPUNIDAD

04/11/2016

El miércoles 2 de noviembre los compañeros de H.I.J.O.S Capital organizaron un acto en las puertas del edificio de Clarín, en el cual participó la mismísima viuda de Graiver, Lidia Papaleo.

Por Mery Gomez

La historia de Papel Prensa S. A. comienza hace más de cuatro décadas con el objetivo de garantizar la producción nacional de papel diario para el abastecimiento interno de esta materia prima. En sus orígenes fue diseñada de manera minuciosa, varios años llevo concretar este sueño desarrollista para lograr su perfección: desde su estratégica ubicación en la localidad de San Pedro- dada su cercanía al noroeste Argentino, zona dónde se extraen árboles óptimos para proveer a la pastera- hasta lograr que la mayoría de los diarios del país tengan participación accionaria.

En diciembre de 1973 David Graiver, por intermedio de Gelbard (por entonces Ministro de Economía de Cámpora y mano derecha de Perón) adquiere el 26% de las acciones de Papel Prensa por 4 millones de dólares, a través de la firma “Galería Da Vinci”, además de los accionistas de Doretti, Rey e Ingeniería Tauro. A su vez, el Banco Industrial por vías del Estado Nacional le brinda préstamo y beneficios impositivos a Graiver para la puesta en marcha de la Pastera.

El 7 de agosto de 1976 en Mexico muere David Graiver en un dudoso accidente de avión. Días después su viuda, Lidia Papaleo, regresa al país e inmediatamente comienza a recibir presiones por parte de la Junta Militar para que vendiera las acciones de Papel Prensa a los diarios Clarin, La Nación y La Razón. La farsa ya estaba armada…

Con los Graiver acorralados, el 2 de noviembre de ese mismo año las acciones de la sucesión de David Graiver son vendidas a FAPEL S.A., un “sello de goma” conformado por aquellos 3 periódicos. Lidia Papaleo y los padres de Graiver habían llegado esa noche a las oficinas de La Nación. Dentro del lujoso despacho, se le indico a Lidia Papaleo de Graiver que se ubique en una mesa aparte. Minutos después, se sentaría con ella Héctor Magnetto, el cual “recomendó” que “firmase o le costaría la vida de su hija y la suya”.

El perfeccionamiento de esta maniobra para apoderarse de Papel Prensa se materializó el 10 de noviembre de 1976 con la cesión de las acciones que hizo FAPEL S.A. a favor de Clarin, La Nación y La Razón en partes iguales.

Cuatro meses después, Lidia Papaleo fue secuestrada, interrogada y torturada por el genocida Ramón Camps; luego le siguieron los demás integrantes de la familia Graiver y los colaboradores más cercanos, quienes fueron trasladados a los ex centros clandestinos “Pozo de Banfield” y “Puesto Vasco”.

El papel es PODER

De esta manera Héctor Magnetto y Ernestina Herrera de Noble de Clarín y Bartolomé Mitre de La Nación (entre otros empresarios cómplices de la última dictadura) obtuvieron el poder necesario para quedar como formadores absolutos de opinión y claros pesos pesados en la diagramación de la “verdad” en la información circulante en el país. La voz del pueblo pasó a tener un discurso clandestino, sin una entidad con la capacidad para enfrentar a semejante monstruo monopólico de tres cabezas.

 

La causa  sigue a cargo del juez Julián Ercolini quien a lo largo de estos años, a pesar de las pruebas y la reiterada insistencia de la fiscalía y las querellas, ni siquiera ha citado a declaración indagatoria a los responsables por delito de lesa humanidad.

Aun así,  la lucha continua. No se bajaron los brazos ni en los peores momentos, aun cuando la dictadura se llevaba a los mejores de los nuestros, los compañeros jamás se rindieron. Gracias a esta lucha colectiva de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo (reconocidas en el mundo entero por su lucha inclaudicable), de la conducción de Nestor y Cristina y del esfuerzo de nuestra patria es que Videla murió en cárcel común y que los juicios siguen en marcha. Nosotros, los militantes, los trabajadores que perseguimos la justicia en estos momentos en los que la memoria, la verdad y la justicia incomodan a nuestros representantes, esta historia decadente y putrefacta ya se vivió. Depende de nosotros seguir reclamando hasta lograr llevar a juicio a los cómplices civiles y eclesiásticos de la época más nefasta de nuestra historia.

El pasado miércoles 2 de noviembre los compañeros de H.I.J.O.S Capital organizaron un acto en las puertas del edificio de Clarín, en el cual participó la mismísima viuda de Graiver, Lidia Papaleo, y esto fue lo que dijo: “Por primera vez me animo a estar parada en este lugar después de 40 años de impunidad. Gracias a la juventud que no baja los brazos vamos a seguir luchando para que la verdad se sepa. Porque Papel Prensa no le pertenece solo a una familia, Papel Prensa le pertenece al pueblo argentino”.

En la finalización del acto en el cual participaron trabajadores y militantes del campo Nac & Pop, incluso trabajadores de Clarín, se le hizo entrega de manera simbólica el  premio “VIL” a Hector Magnetto por el robo de Papel Prensa.

“A donde vayan los iremos a buscar”.

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.