Noticias

ACTUALIDAD

¿QUÉ HACEMOS FRENTE AL ENDEUDAMIENTO POPULAR?

07/10/2018

El pasado miércoles 3 de octubre, se llevó a cabo en el edificio Volta de la Universidad Nacional de San Martín el primer taller dentro de una serie de talleres monetarios, en el cual se discutió el endeudamiento en los sectores populares. La actividad fue co-organizada por el Centro de Estudios para la Integración Financiera (CINFIN), la Fundación Rosa Luxemburgo, el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP) y contó con la participación especial del colectivo Ni Una Menos. Asistieron al taller representantes gremiales, investigadorxs y abogadxs, tanto de Buenos Aires como del interior.

Por Iara Hadad y Mariano Bonilla

La actividad forma parte del proyecto “Haciendo frente a las finanzas: bancos centrales, endeudamiento popular, trabajadoras y trabajadores”, cuyo objetivo es poner de relieve las características opresivas del sistema financiero, al tiempo que se proponen diseños alternativos basados en los derechos humanos, el rol protagónico de trabajadorxs, la orientación del crédito, monedas alternativas, y el respeto a usuarixs financierxs.

La dinámica consistió en 3 mesas de debate que trataron la problemática del endeudamiento popular desde diferentes enfoques. Luego de la presentación a cargo de Eduardo Codianni (CINFIN), se dio inicio a la primera mesa, que estuvo compuesta por Mónica Peralta Ramos (Doctora en Sociología), Graciela Rodríguez (socióloga, coordinadora Red de Género y Comercio e integrante del Foro Feminista contra el G20) y Lucía Cavallero (colectivo Ni Una Menos e investigadora de la UBA).

La primera expositora de la mesa fue Mónica Peralta Ramos, quien realizó una interpretación mundial acerca de la apropiación del excedente y señaló a la deuda como un mecanismo fundamental para la reproducción de la dominación desde las economías centrales a las periféricas. Destacó el caso de la tasa de interés de EEUU ya que, a través de este instrumento, EEUU incide en los precios de todo el mundo y se apropia del trabajo de las economías periféricas. Luego continuó Graciela Rodríguez, quien complementó el análisis con una visión más enfocada en el género. Para Rodríguez fue la división sexual del trabajo la que operó en la historia como la desigualdad fundante y que hizo posible que se naturalice la desigualdad. La mesa concluyó con la disertación de Lucía Cavallero desde un enfoque de género vinculado a experiencias actuales. Destacó Cavallero que hay una relación orgánica entre endeudamiento y violencia: una economía doméstica endeudada genera que la violencia machista no pueda ser abordada. Enfatizó sobre un ejercicio que el feminismo está realizando, que es politizar lo doméstico, algo que tiene que ver con la deuda, porque no se debe asumir individualmente lo que hay que discutir colectivamente. Naturalizar que nuestro presente y futuro sólo pueda sostenerse con deuda es, lisa y llanamente, terror financiero.

Luego de una pausa y de comentarios de lxs participantes, se dio inicio a la segunda mesa debate, orientada a la defensa de la usura financiera. De la misma participaron Augusto Martinelli (abogado especialista en acciones colectivas), Alejandra Freire (CINFIN) y Roberto Daoud (perteneciente a Defensores de Usuarios y Consumidores).

El aporte de Martinelli se orientó hacia la acción colectiva, en tanto respuesta organizada a una falta de tiempo por parte de usuarixs para efectuar reclamos. El abogado argumentó que se puede hacer mucho con la normativa vigente, sin embargo, expresó que será necesario establecer “puentes” con el poder judicial. Por su parte, Alejandra Freire hizo hincapié en el rol del Banco Central en tanto protector de los derechos de los usuarixs, uno de los objetivos introducidos por la reforma de la Carta Orgánica en el año 2012. Para la integrante del CINFIN, el Banco Central no está cumpliendo la función de involucrarse en problemáticas relativas al endeudamiento de las familias y destacó que la normativa vigente tiene falencias y requiere mejoras. Luego expuso Roberto Daoud, centrando su intervención en la puesta en común de experiencias ocurridas en zonas aledañas a La Plata, como Berisso, Ensenada y Olmos, durante los últimos 20 años. Destacó que en los 90 también se daba este fenómeno de “culpar al usuario”. Daoud describió el modus operandi de prestamistas, casas de electrodomésticos, mutuales y cooperativas, las cuales basan su usura por medio de publicidad engañosa, la no información de tasas de interés, el uso de pagarés (no contratos), el hostigamiento telefónico y el envío de cédulas estilo Carta Documento, que está prohibido. Su conclusión fue que debería haber más regulación para frenar estos abusos.

Luego del panel, se sucedieron diferentes argumentaciones de lxs presentes en el aula 605 del IDAES. Se problematizó acerca del poder judicial y su potestad de “encapsular” conflictos y posponer resoluciones por meros tecnicismos como la competencia. También surgió la idea de avanzar sobre los intereses económicos del consumidor en épocas de retirada estatal, a través de una interpretación favorable a usuarixs del derecho de propiedad.

Ya alrededor de las 15 hs, se dio inicio a la mesa que concluyó el taller, la cual estuvo compuesta por Pedro Biscay (abogado y miembro del CINFIN), Verónica Gago (Doctora en Ciencias Sociales, Investigadora CONICET y miembro de Ni Una Menos) y Gustavo Caramelo (Juez de primera instancia).

Pedro Biscay comenzó exponiendo el proceso de sustitución de salario por deuda. Sostuvo que nos encontramos en una fase muy violenta de la Política Monetaria, en alusión a la nueva iniciativa del FMI de “emisión cero”, que sólo cumple el rol de continuar el pago de deuda y la fuga de capitales. Biscay abogó por la construcción de una agenda orientada a regular la actividad bancaria y a delimitar el poder del sistema financiero. Específicamente, se refirió a la necesidad de crear una Ley de endeudamiento familiar tendiente a resolver la coerción que impone la inclusión financiera de las familias. Sostuvo también la importancia de generar alternativas a la moneda y al sistema financiero tradicional, de modo de avanzar hacia círculos virtuosos en un contexto de falta de circulante.

Por su parte, Verónica Gago se refirió a la opacidad de las finanzas y desarrolló una novedosa interpretación acerca de la coyuntura actual. Su argumento se funda en que actualmente se están sucediendo “implosiones” (no explosiones al estilo 2001) en los territorios. Entonces, se pregunta ¿Qué tipo de crisis estamos viviendo? A diferencia de 2001, las finanzas operan hoy conteniendo e implosionando la crisis hacia adentro. El endeudamiento gestiona un “deseo de estabilización” y supone lógicas políticas vinculadas a una economía de la deuda que deben ponerse en narración.

Gustavo Caramelo analizó el rol del poder judicial, protector del derecho de la propiedad pero no tanto de los derechos económicos del consumidor. En este sentido, la apelación al derecho de propiedad para defender a los usuarios vulnerados, sería un novedoso atajo argumental al momento de hacer frente a la problemática.

A modo de cierre, se platearon varias propuestas e interrogantes: ¿Qué vitalidad explota la tasa de interés? ¿Quién y cómo se genera valor? ¿Cómo hacer para expandir la huelga al terreno de las finanzas? ¿Cómo desindividualizar la deuda? ¿Cómo dialogar con el Poder Judicial? ¿Qué significa “desobediencia financiera” y cómo se articularía con el litigio colectivo? Porque de no acudir al sistema financiero, deberíamos contar con sistemas de intercambio crediticios alternativos capaces de cubrir el flujo de circulante requerido por movimiento sociales, pymes y usuarios particulares.

 

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.