Noticias

GÉNERO

QUE SEA SOBERANA DE SU CUERPO

14/06/2018

Tiene 10 años, pronto cumple 11. Es chiquita, pero entendió todo. Entendió que no hay territorio más importante para conquistar que el propio cuerpo. Entendió que todas juntas somos más fuertes. Que somos hermanas. Entendió que podemos. Que el aborto legal salva vidas. Y que la maternidad es una elección y un derecho: jamás una obligación.

Por Camila Ingegniere

Fue un día complicado. Imposible llegar al Congreso temprano. Entre el laburo y la facultad, se hizo muy largo. Pero sabía que en algún momento iba a estar ahí poniendo el cuerpo. Porque eso hacemos, siempre ponemos el cuerpo.

Me subí al subte cansadísima, con dolor de cabeza. Supongo que por los nervios y la ansiedad acumulada del día. Los pañuelos verdes, el glitter por todos lados y las sonrisas de oreja a oreja de las compañeras me llevaron como si fuese volando hasta el lugar donde todas nos juntábamos.

Me encontré con mis amigas y las abracé fuerte, muy fuerte. La ansiedad siguió creciendo. Eran como las nueve de la noche y faltaba una eternidad. Quería moverme, ir a ver qué pasaba más allá, más cerca del Congreso. Ver a todas esas mujeres: jóvenes, viejas, nenas. Verlas reírse, tocarse, besarse, cantar, luchar. Verlas luchar.

Caminé un poco y me di cuenta de qué era lo que realmente necesitaba. Necesitaba encontrarme con ella. Durante todo el día, entre clase y clase, entre el colectivo, el tren y el subte, pensé solo en ella. En la emoción que me había transmitido la noche anterior por este día tan especial que iba a vivir. Se despidió del chat diciéndome “chau tía, me voy a dormir para levantarme mañana bien de ánimo”.

Tiene 10 años, pronto cumple 11. Es chiquita, pero entendió todo. Entendió que no hay territorio más importante para conquistar que el propio cuerpo. Entendió que todas juntas somos más fuertes. Que somos hermanas. Entendió que podemos. Que el aborto legal salva vidas. Y que la maternidad es una elección y un derecho: jamás una obligación.

Llevó un cartel que decía “Aborto Legal, Seguro y Gratuito-Ni Una Menos”. Lo hizo con sus propias manos, lo llenó de color y de brillo, pero sobre todo lo llenó de amor.

Pude encontrármela en medio del océano verde y la abracé. Le dije muchas veces que la amaba. La vi enorme, hermosa.

Y deseé con toda el alma que sea valiente.

Que nunca tenga miedo de ser mujer. O de ser lo que quiera ser.

Que disfrute sin vergüenza, que se ría a los gritos, que haga con placer todo lo que ella quiera.

Que pueda decidir, que nunca nadie le diga lo que puede hacer o lo que tiene que hacer.

Que sea soberana de su cuerpo.

Deseé con el alma que solo ella pueda decidir si quiere ser madre o no. Que sea su elección. Y solo su elección. Que ningún hombre, ninguna iglesia, ningún estado se lo impongan.

 

Ahora con la media sanción de Diputados, siento que es un poco más libre. Que todas somos un poco más libres. Siento que entendimos, una vez más, que los derechos se conquistan, se luchan, se reclaman, se exigen.

La única manera es juntxs, con un pañuelo verde atado y de la mano.

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.