Noticias

ACTUALIDAD

"SI GANA MACRI EL AJUSTE QUE VEMOS HOY LO VAMOS A EXTRAÑAR"

11/12/2018

ENTREVISTA A FERNANDO “CHINO” NAVARRO

MESA NACIONAL DEL MOVIMIENTO EVITA

EX DIPUTADO PROVINCIAL PCIA BUENOS AIRES

-La Negra del Sur- ¿Cómo se le gana al Macrismo o la fuerza que en su reemplazo represente sus mismos intereses?

-Chino Navarro- En primer lugar estamos obligados a entender que a pesar de la profunda crisis socio económica, política, cultural, etc. que afronta la Argentina va a ser muy difícil ganarle a la expresión política/económica/social que ha construido Cambiemos, que no es un invento de Duran Barba, ni una construcción que nació con Macri jefe de gobierno en la Ciudad, sino que es una construcción que tiene raíces históricas en la Argentina, que se ha expresado en distintos momentos de la historia, generalmente a través de dictaduras o de fraude patriótico, respecto a cómo ganar, pero electoralmente siempre han estado presente en todas las elecciones (Tamborini-Mosca 1946, Balbín y Manrique 1973, Angeloz 1989 etc.) para que entendamos que fenómeno expresa cambiemos, más allá que este ya es el sumun porque es un bloque económico, con un componente social, que por primera vez va a elecciones con los propios dueños y gerentes de ese mismo bloque, por ello no hay que subestimarlos, va a ser difícil ganar.

Para ganarles se requiere tener un lectura sobre qué paso en los últimos tiempos en el mundo, en la región, en la Argentina, qué errores se cometieron y qué se debe corregir, y entender que el concepto de la UNIDAD es un concepto que trasciende la formalidad, trasciende el nombre y apellido, trasciende la bronca de cualquier discusión o pelea anterior, trasciende la mirada hacia atrás.

-LNDS- ¿Hay límites en la construcción de esta UNIDAD?

-ChN- Con respecto a esto de los límites quiero dar un ejemplo concreto del ahora para ser bien claro y seguramente interpelar a los lectores. Mirando a la cantidad de diputados que responden a gobernadores peronistas que votaron el presupuesto 2019, si tuviésemos una actitud intransigente deberíamos pensar a todos ellos por fuera de esta unidad, puesto que le han dado a Macri, a cambiemos, a los grupos económicos, al FMI, a la apuesta geopolítica de Trump, un instrumento letal para ajustar y empobrecer sin límites al pueblo argentino. Eso nos dejaría a un grupo de compañeros, puros, medio puros, seriamos una fuerza intensa, con claridad de objetivos, con un marco ideológico transparente, pero minoritaria, que no podría obstaculizar el triunfo de Macri en 2019 y muchos menos revertir el proceso de ajuste y empobrecimiento que se va a agudizar absolutamente Macri el año que viene y el endurecimiento en la calle donde van a ir en forma directa a la represión. Tenemos que tener mucha flexibilidad para comprender esta situación y entender que la falta de conducción política nacional de la oposición y también del peronismo, la falta de una política integradora hace que cada uno de nosotros hagamos nuestro juego, cada uno va defendiendo, mas allá de lo que expresa simbólicamente, su territorio, su gestión, su política, y eso nos lleva a la derrota porque de a uno, separados, divididos, aunque estemos juntos en un lugar físico, el adversario que tiene un funcionamiento a la hora de atacar monolítico nos derrota, nos derrota a la hora de votar un presupuesto, en la batalla cultural.

Tenemos que entender que el adversario a derrotar es Macri, y que los compañeros que nosotros creemos que se equivocan, en vez de agraviarlos y echarlos hay que encontrar la forma de reflexionar con ellos que este camino nos lleva a una derrota profunda. Que esa provincia que hoy consiguió un recurso igual va a ser inviable en el corto plazo,  que lo que haya conseguido es menor que lo que se hubiera conseguido en una puja institucional con el gobierno, que de a uno se pierde. Esto implica que los dirigentes y líderes que tengan mayor responsabilidad tienen que ampliar la escucha y estar dispuestos a abrazar a todos. Hay una frase que dijo Cristina en 2011 que yo siempre repito: “Yo no pregunto de donde vienen sino donde van”. A los que van para otro lado tenemos que traerlos para el lado que vamos nosotros, para donde va el pueblo que es quien marca el camino. Cuál es el límite? Narcotraficantes, corruptos, ligado a delitos de Lesa Humanidad, del bloque gobernante, a todos los demás tenemos que ir a buscarlos, no esperar que vengan. Necesitamos una mayoría muy grande y entonces si diseñar un programa, discutiendo en todos los ámbitos y legitimando en la calle, yo me imagino una campaña en la calle, pero no en actos multitudinarios, sino en las plazas hablando con los vecinos y escuchando.

-LNDS- ¿Qué política desarrolla el Movimiento Evita respecto a la Unidad?

-ChN- En el ámbito político el Movimiento Evita está trabajando en la UMET con Agustín Rossi, Filmus, Alberto Rodriguez Saa, Felipe Sola, Victor Santamaría, Nicolás Trotta, Cristina Álvarez Rodriguez, Nito Artaza. Estamos trabajando en el armado de un interbloque con Victoria Donda y los compañeros que se han ido del Frente Renovador para apostar a algo más grande como es Red para Argentina. En el plano gremial con compañeros ligados a esa actividad trabajando en el ámbito de la CGT, la CTA y la CTEP. Estamos trabajando en el marco de la relación con la iglesia, en el frente de género. Siempre tratando de interactuar con el distinto, no solo con el que piensa como nosotros, partiendo de que nuestra verdad es relativa, parcial, es un pedazo del rompecabezas.

-LNDS- ¿Qué riesgo crees que existe en que una posible salida de la crisis termine en un fenómeno como el de Bolsonaro en Brasil?

-ChN- Esperemos que no. Las salidas de los sistemas son fenómenos muy complejos. Chávez fue una salida de sistema y todos creían que venía un nuevo dictador populista fascista y terminó siendo el hombre que transformó Venezuela. La cultura política Argentina es muy distinta a la de Brasil, yo no se si ya no Macri el Bolsonaro nuestro, que irrumpió en 2015 y nosotros los queremos ver dentro del ropaje tradicional de la política porque fue jefe de gobierno entonces forma parte del “club de la democracia y la política”. Yo soy de los que siempre creí que los pueblos no somos infalibles, que los pueblos nos podemos equivocar, pero también creo que los pueblos no nos suicidamos, si tenemos la capacidad y los elementos para poder juzgar el comportamiento popular también sería bueno que alguna vez nos miremos al espejo y también analicemos en que acertamos y en que nos equivocamos los que tenemos responsabilidad de conducir, seria más parejo el análisis. El voto de Macri fue transversal, si bien en los sectores humildes y bajos tuvo menos caudal, lo tuvo. Para sacar el 52% sacas votos de todo el corte social, y en 2107 se volvió a ver, mantuvo votos en la barriada. Y eso estoy convencido es porque los partidos populares no representamos genuinamente la base social que simbólicamente expresamos, con el agravante que antes esa base social era más homogénea y hoy está destrozada, tan fragmentada que representarla implica una inteligencia y una plasticidad política que nosotros perdimos hace rato, no solo en términos de campaña sino de gestión y eso a la larga se paga.

-LNDS- ¿Cuál es el rol de la militancia en esta etapa?

-ChN- Yo confío más en el pueblo que en la dirigencia. Y si bien la militancia está atrapada entre el empuje, las necesidades, los miedos y las expectativas de los sectores populares, y los aciertos y generalmente marmoteadas de muchos de quienes somos sus dirigentes, el motor, el que empuja, lo que golpea es la militancia. Lo que hay que pensar es en términos colectivos, estamos muy ganados por el individualismo. Yo me siento un militante y desde ahí digo que tenemos la posibilidad de recrearnos y de ser mejores todos los días. Porque si gana Macri, el ajuste que vemos hoy lo vamos a extrañar y la represión va a ser salvaje y la política la van a mandar a cuarteles de invierno. Por eso es Unidad, Programa, Ganar y después Gobernar.

 

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.