Noticias

ACTUALIDAD

SIN MARINA MERCANTE, NO HAY PAÍS POSIBLE.

03/10/2019

Entrevistamos a Daniel Giovinazzo, referente de la Lista Violeta en el Centro de Jefes y Oficiales Maquinistas Navales, quien se presenta en una elección que comenzó el 3 de octubre y finaliza el 13 de diciembre. Su testimonio nos permite tener una mirada acerca de un gremio chico, pero vital para los intereses económicos del país.

Por Eduardo Silveira

¿Hay elecciones en el gremio, cuáles o las propuestas de la Lista Violeta, para enfrentar a la actual conducción?

Además de nuestra lista Violeta se presentan otras tres y nos diferenciamos de ellos porque nosotros queremos un cambio radical, queremos atender las necesidades de los afiliados y también darle más presencia a los jubilados, que son nuestros antecesores, los que posibilitaron llegar hasta acá. Queremos que se respeten las listas de embarco y armar dos sedes más, una en Mar del Plata y otra en Rosario, donde ya tenemos nuestros delegados. Proponemos salir hacer embarcos en el exterior e incrementar la cantidad de maquinistas navales que egresan de la Escuela de Náutica.  Y con respecto a la Obra Social, darle un mejor servicio a los afiliados. Si bien consideramos que hay cosas que están bien, hay otras que tenemos que modificar, como el tema de capacitaciones, habilitar de una vez por todas, el funcionamiento de la Fundación para fusionarnos con un instituto y crear una universidad. Estas son las propuestas puntuales.

¿Todos los argentinos hemos padecido estos cuatro años de macrismo, con pérdida del salario y derechos, ustedes, en que se han visto afectados con estas políticas?

Nosotros con respecto al salario hemos tenido una caída muy grande, igual que tuvo todo el sector tierra, si bien el salario de los marítimos está en valor dólar hoy en día está muy depreciado. Imagínate que un segundo o tercer maquinista está cobrando U$S 1100 cuando el sueldo laudado en la ITF (Federación Internacional del Transporte) es de U$S2000, un filipino que siempre ha ganado poco, tiene un sueldo superior a lo que nosotros estamos cobrando. Ni que hablar de un jefe de máquinas, un jefe de máquinas en un porta contenedor tiene un sueldo de U$$ 1800 dólares, cuando un jefe de máquinas extranjero cobra U$S 12.000 por mes. Hay un desfasaje muy grande en los salarios, que ni con antigüedad, ni con tareas extraordinarias, se arrima al salario que le correspondería. Hay mucha gente que se está yendo a trabajar a cruceros o a la pesca, porque la marina mercante no rinde económicamente. Hay muchos impuestos que pagar. Perdimos mucho poder adquisitivo en estos cuatro años y nosotros queremos pelear para recuperar ese salario. Hoy estamos fuera de los créditos, no podemos acceder a un crédito bancario para tener acceso a la vivienda y hay mucha que está en esa situación, porque si bien parece un salario alto para la media de lo que se gana hoy en la Argentina, al ser considerado un trabajo de riesgo, no tenés acceso a los créditos para compra de vivienda. Porque a los bancos les cuesta tomarnos una garantía y rechazan la actividad del marino mercante.

¿Recién hablabas del tema obra social y jubilados, cuáles son las políticas que ha llevado adelante la actual conducción y que ustedes cuestionan?

Nosotros tenemos un reintegro de medicamentos en la obra social que era de $2500 y con la última información que yo tengo hay un incremento de $500 que es insignificante y lo han subido porque hay elecciones y hay gastos que van para otro lado y esa plata consideramos que debe volver a los afiliados de otra manera. Hay jubilados que no están cubiertos por la obra social y a eso le debemos dar una solución. No nos tenemos que olvidar que esos jubilados fueron los que armaron toda esta estructura. Yo soy hijo de marino, como muchos en este gremio y sus padres no están cubiertos por la obra social. Lo cual es muy triste, porque un compañero que fue activo durante toda su vida y tuvo su cobertura durante toda su trayectoria, al jubilarse termina en el PAMI y por fuera de la obra social del gremio.

¿Hubo un tiempo en que el CJyOMN brindaba capacitaciones, esto está vigente actualmente?

No, lo único que se hace son charlas informativas  en la cuales se explicaban generalidades sobre lubricantes o refrigeración, pero a lo que nosotros apuntamos es hacer los cursos STW que la Fundación del CJyOMN trajo con ese objetivo, ya que la UMM (Universidad de la Marina Mercante) fue desvinculada del mismo. Apuntamos a eso porque históricamente siempre se trató de capacitar a los afiliados con cursos teóricos y prácticos y ver de crear nuevamente una universidad como fue la UMM, sino profesionalmente nos estancamos. Ni siquiera se están dando cursos de inglés con la escusa de problemas económicos.

¿En la propuesta de la Lista Violeta, está presente el tema de la soberanía nacional?

El tema de la soberanía está presente sobre todo en la pesca y ahí queremos apuntar. Nuestro litoral marítimo es inmenso y hay una depredación de parte de flotas extranjeras dentro de las 200 millas y todos los que navegamos en buques pesqueros lo vemos constantemente, porque sucede todos los días. Y el Estado hoy por hoy, no le facilita a la armada, ni a prefectura, los medios para controlar esto. Porque por más buena voluntad que se tenga los barcos son viejos y obsoletos, no hay presencia y nos están robando los recursos marítimos. Los pesqueros argentinos también son viejos y con una seguridad laboral muy precaria. Las condiciones de trabajo a bordo son terribles, yo diría calamitosas. Es triste ver la forma en la que se trabaja, la gente muchas veces se sienten esclavos. Toman trabajadores en cantidad, los suben arriba de un pesquero sin estar capacitados, sin saber a lo que suben. El salir al mar es una lotería, sin saber si vuelven o no vuelven. En temas de seguridad hay muchos accidentes, muchos barcos se prendieron fuego, muchos compañeros han muerto. No solo hay que defender los intereses marítimos, hay que defender a las personas. Que embarquen con las condiciones de seguridad que se debe embarcar y para eso también hay que capacitar.

O sea que más allá de las cuestiones de soberanía nacional, también hablamos de precarización laboral.

En cierto punto sí, porque se aprovechan de la necesidad, hay mucha gente que embarca por necesidad. Los mantienen medio como esclavos, con un salario que nunca se paga completo, les pagan una semana y les dicen la semana que viene te pago el resto y termina siendo esclavos de ese armador porque nunca cobran el sueldo completo y están seis meses embarcados y con suerte cobraron un mes. Entonces, no se van porque esperan cobrar el resto. Con ese sistema los mantienen en la esclavitud.

¿Estas empresas o armadores, de qué origen son?

Muchos son argentinos. No creo que sea conveniente nombrarlos ahora porque pondríamos en riesgo a esos compañeros, hoy por hoy. Pero son muchas en el litoral marítimo. Por eso apuntamos a tener delegados de pesca en Mar del Plata, porque no hay representatividad gremial, pero si hay compañeros dispuestos a trabajar, no solo en Mar del Plata, sino también en Necochea y Bahía Blanca.

¿Los trabajadores son de ciudades portuarias?

Ya no, antiguamente el maquinista naval era de la zona de puerto y no del interior. Hoy es  al revés, por eso apuntamos a tener representatividad gremial en Mar del Plata, porque es la cuna de lo que es la pesca.

¿Cuántos afiliados tiene el centro?

Nosotros tenemos 750 afiliados activos y unos 600 jubilados, ese es el número. Lo que nosotros proponemos es llevar a más cantidad el número de afiliados porque muchos pasaron a tierra y habría que re acomodarlos en otras funciones dentro de las empresas. Y además, que puedan trabajar en empresas del exterior. Hemos hablado con empresas italianas y con representantes del gobierno de Bolivia, que está interesado en tener maquinistas navales argentinos, con salarios superiores a los que se pagan hoy acá y con condiciones de trabajo mucho más dignas.

Hablamos antes de la pérdida de derechos en estos cuatro años de macrismo, pero ya se van. ¿Cuáles consideras que son los temas, que deben estar en la agenda del nuevo gobierno relativas a las cuestiones que ustedes plantean?

Nosotros consideramos que sin marina mercante no puede funcionar un país, porque vos podés desarrollar rutas y trenes, pero si todo termina en un barco de bandera extranjera no sirve ¿Por qué no podemos transportar los productos argentinos en un barco argentino? ¿Por qué no podemos retomar de nuevo lo que fue ELMA, que era una empresa estatal? Ponele otro nombre, que se llame como quieras, pero que sea argentina. Se está hablando de Vaca Muerta, pero el crudo, el combustible o el gas, va a ser transportado por barcos extranjeros. Por un lado precisamos dólares para poder funcionar y por otro lado hay una fuga de dólares a través de los fletes. Si hay una concientización y determinación de armar barcos con tripulación argentina, estás generando trabajo, mano de obra y riqueza que queda en el país.

Este gobierno quiso cerrar el Astillero Río Santiago.

Yo creo que el estado debe cumplir un rol social y de promoción industrial, en ese sentido un astillero de la envergadura de Río Santiago, puede hacer barcos y capacitar trabajadores. Yo hice pruebas de mar ahí y eran espectaculares. No sé si tenemos toda la tecnología, pero tenemos los soldadores, los torneros calificados, la chapa naval. Solo es una determinación política volver a tener una marina mercante propia.

 

 

 

 

 

lanegradelsur.com.ar // info@negradelsur.com / suscripcion@negradelsur.com - Todos los derechos reservados - Sitio web creado por Ariel Tomás.